Daffodil Pediatrics
 
 

Recomendaciones para prevenir disgustos con la comida

Los niños requieren nutrientes de una gran cantidad de comidas para mantenerse saludables. ¿Pero qué hacer si su niño sólo come macarrones con queso, o no quiere comer sus vegetales?

A continuación puede leer información de la Academia Americana de Pediatría acerca de cómo inculcar hábitos alimenticios positivos y evitar disgustos con la comida. En caso de tener preguntas específicas relacionadas con la nutrición de su hijo, discútalo con su médico o un nutricionista calificado.

¿Cómo inculcar hábitos alimenticios positivos?

Cuando los niños aprenden hábitos alimenticios positivos a una edad temprana, ellos harán elecciones saludables de adultos. Para esto los padres pueden:

¿Qué hacer cuándo hay problemas en el tiempo de comida?

Adultos bien intencionados a menudo ven algunos comportamientos extraños de los niños a la hora de comer como un problema. Sin embargo, la fijación por las comidas, el miedo a experimentar sabores nuevos y otra clase de retos usualmente son parte del desarrollo normal de la niñez.

No hay necesidad de preocuparse si un niño se salta una comida o se niega a comer las verduras de su plato. Mantenga la perspectiva en mente, ofreciendo una variedad de comida saludable y nutritiva. ¡Use la creatividad! Es posible utilizar colores, formas que sean amistosas a los niños, y comida distribuida en el plato de una manera llamativa, puede producir que el niño quiera probar las comidas que normalmente rechaza. Incluya snacks nutritivos para ayudarlo a adquirir hábitos alimenticios durante las comidas.

No obligar a comer a su hijo. Aunque los padres son los mejores jueces de lo que sus hijos deben comer y cuando, los niños son los mejores jueces a nivel de cuanto deben comer. La comida debe ser utilizada con fines nutricionales y no como una recompensa o castigo. A largo plazo, las recompensas o amenazas alimenticias suelen crear más problemas que los que resuelven.

Los niños a menudo utilizan la mesa como un escenario para mostrar su independencia y algunas veces la comida no es el asunto más importante. El proceso de alimentación es sólo una forma más en la que los niños aprenden acerca del mundo.

¡Estimule el apetito!

El juego activo junto con una buena alimentación, promueve una buena salud. ¡Y un apetito saludable! Siendo el mejor ejercicio para niños en pañales y en edad pre-escolar.

El reto alimenticio… Lo que podría intentar…
Fijación alimenticia: El comer solo una comida, día tras día.
  • Asegurarse de que su hijo esté hambriento cuando llegue el tiempo de la comida. Ofrecerle sólo snacks saludables y no hacerlo cuando el tiempo de la comida este cerca.
  • Dejar que su hijo coma lo que quiera, siempre que su fijación alimenticia sea saludable.
  • Ofrecer otras comidas antes de servir la comida con la que tiene fijación
  • Ser paciente. Después de un par de días es probable que su hijo quiera intentar otras comidas. Las fijaciones alimenticias rara vez duran lo suficiente como para producir estragos.
Huelga de hambre: El rehusar comer lo que está servido, que puede llevar al síndrome de “comer a la carta”.
  • Asegurarse de que su hijo esté hambriento cuando llegue el tiempo de la comida. Ofrecerle sólo snacks saludables y no hacerlo cuando el tiempo de la comida este cerca.
  • Tener pan y rollitos de grano entero, así como fruta con cada comida, así habrá más opciones que pueden agradarle a su hijo. No preparar comidas por separado para cada niño, a menos de que quiera ser un chef “a la carta” en el futuro.
  • No temer dejar hambriento a su hijo si no desea comer lo que está servido.
“El hábito televisivo”: El ver televisión con cada comida.
  • Apagar la televisión durante las comidas. El ver televisión mientras se come es una distracción que evita la interacción en familia, e interfiere con la alimentación del niño. El tiempo de la comida es a menudo el único momento del día en el que las familias pueden estar juntas.
Quejidos constantes: El molestarse o quejarse con la comida servida.
  • Si su niño se queja y se molesta con la comida servida, animarlo a que coma lo que pueda. Si los lamentos y la molestia continua, es aconsejable hacer que vaya a su habitación o que se siente tranquilamente lejos de la mesa hasta que acabe su comida. La única forma en que puede estar en la mesa es si promete no quejarse.
  • Si su hijo está hambriento y desea volver a terminar la comida, es bueno dejarlo saber que es agradable que esté junto a la familia.
  • Evitar dejarlo llevarse la comida lejos de la mesa, volver or un postre o snack hasta la siguiente comida o tiempo de onces.
“La gran dieta blanca estadounidense”: El comer sólo pan blanco, papas, macarrones y leche
  • Animar a su hijo para que coma lo que quiera. No forzarlo a comer otras comidas. Darle mucha atención a sus melindrosos hábitos sólo refuerza las demandas del niño frente a la limitación de las comidas.
  • Ofrecer una variedad de comidas de todos los grupos alimenticios.
  • Ser paciente. Eventualmente su hijo se moverá a otras comidas.
Miedo a nuevas comidas: El negarse a probar nuevos alimentos.
  • Diseñar el gusto por probar nuevos sabores al introducir nuevos alimentos con cada comida.
  • Animar a su hijo a que una pequeña porción de la comida sea servida en su plato, en lugar de obligarle a que la pruebe.
  • Ser paciente. Puede tomar muchos intentos antes de que un niño esté listo para probar nuevos alimentos… y una gran cantidad de sabores, antes de que le guste la nueva comida.

Nota: No alimente a niños sobre los cuatro años con comida sólida, a menos de que haya sido completamente cortada en pedazos muy pequeños. Las siguientes comidas pueden provocar atragantamiento: nueces y semillas; pedazos de carne o queso; perros calientes; uvas enteras; pedazos de fruta (como manzana); palomitas de maíz; vegetales crudos; dulces duros, viscosos o pegajosos; y goma de mascar. Igualmente la mantequilla de maní puede ser un peligro para niños menores de 2 años.

Fuente: Feeding Kids Right Isn't Always Easy: Tips for Preventing Food Hassles (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)

La información contenida en este sitio web no debe usarse como un sustituto del cuidado médico, ni para reemplazar las recomendaciones dadas por su pediatra. Ya que pueden existir variaciones en el tratamiento médico recomendado por su pediatra de acuerdo a antecedentes individuales y otras circunstancias.

The Healthy Sidebar
Antibiotics cannot cure a cold - the 'common cold' and 'the flu' are both viruses (also called a viral infections). Anti-biotics only work against bacterial infections. It's not too late to have your child vaccinated again the flu.
Tips for preventing Food Hassles. The specific nutritional choices you and your youngster make are crucial, Good nutrition is essential to good health and the American Academy of Pediatrics encourages parents to think of their nutritional decisions as health decisions.
The clingy infant arrives around 10 months of age, and parents know when they see it. Suddenly, leaving the child’s line of sight causes the little one great distress—thanks in part to the child's undeveloped sense of time and lack of experience with a parent's absence. Forbidding children from eating foods doesn't work. When children think that a food is forbidden by their parents, the food often becomes more desirable.