Daffodil Pediatrics
 
 

Grasas, sal y azucares: no todos son malos.

El obligar a los niños a comer ciertas comidas, simplemente no funciona, como tampoco lo hace el prohibirlas o restringirlas. De hecho cuando los niños piensan que hay una clase de comida prohibida por sus padres, esta se vuelve más deseable para ellos.

Es importante tanto para los niños como para los adultos el sensibilizarse para disfrutar de todas las comidas y bebidas, en donde sin importar el tipo de alimento, este no se debe consumir en exceso. De hecho el consumo de dulces y golosinas altas en grasa está bien en porciones moderadas.

A continuación incluimos la información acerca de grasa, azúcar y sal de acuerdo a las sugerencias nutricionales, que se basan en las recomendaciones del Departamento de Agricultura y el Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos.

Grasas

La niñez es la mejor etapa para comenzar con hábitos cardiacos saludables, pero es importante recordar que las metas adultas para reducir el número total de grasa, grasa saturada, ácido graso trans y colesterol, por lo general no tienen en cuenta a los niños menores de 2 años.* La grasa es un elemento nutricional esencial que proporciona la energía o calorías requeridas para el crecimiento y la actividad física, siendo esta la razón por la cual no deben ser restringidas severamente.

Sin embargo, un alto consumo de grasas - en especial una dieta rica en grasas saturadas - puede provocar problemas de salud, incluyendo el riesgo de enfermedades cardiacas a futuro. Las grasas saturadas suelen estar en estado sólido en temperatura ambiente y se encuentran en carnes grasosas (como la carne de res, cerdo, jamón, ternera y cordero) y en otros tantos productos de consumo diario (leche entera, queso y helado).

Por esta razón, después de los 2 años de edad se le debe servir a los niños comidas bajas en grasas y en grasas saturadas. Algunas opciones saludables incluyen aves de corral, pescado, carnes magras (a la plancha, cocinadas o rostizadas, pero no fritas), margarina suave (en lugar de mantequilla), productos bajos en grasa, y aceites bajos en grasas saturadas, provenientes de vegetales, además de limitar el consumo de huevos.

Como una regla general, las grasas deben ser menos del 30% de las calorías de la dieta de un niño, siendo no más de un tercio o menos las calorías grasas provenientes de grasas saturadas y el resto de ácido graso insaturado (el cual puede ser poli-saturado o mono-saturado), los cuales se encuentran en estado líquido a temperatura ambiente e incluyen aceites vegetales como maíz, cártamo, girasol, soya y oliva. Algunos padres encuentran confusa la información acerca de los diferentes tipos de grasa, pero en general los aceites y grasas de origen animal son saturados. La forma más simple para empezar es reducir la cantidad de comida grasa de todo tipo en la dieta de su familia.

* La leche entera es recomendada para niños de 12 a 24 meses de edad. Sin embargo, su pediatra puede recomendar leche reducida en grasa (2%) si su niño es obeso, o se encuentra en sobrepeso, o si existe un historial de colesterol alto o enfermedades cardiacas en su familia. Verifique con el médico de su hijo, o nutricionista antes de reemplazar la leche entera por leche reducida en grasas.

Sal

La sal de mesa o cloruro de sodio, puede mejorar el sabor de ciertos alimentos. Pero algunos investigadores han encontrado una relación entre una dieta rica en sal y una presión arterial alta en algunos individuos y grupos poblacionales. La hipertensión arterial afecta al 25% de los estadounidenses adultos y aumenta las posibilidades de ataques al corazón e infartos.

El hábito de usar sal adicional es adquirido. En lo posible, sirva a su hijo comidas bajas en sal. En la cocina, reduzca la cantidad de sal que añade a la comida durante su preparación, utilizando hierbas, condimentos o jugo de limón. Además, retire el salero de la mesa, o al menos trate de limitar el uso en su familia.

Las comidas procesadas a menudo contienen altas cantidades de sodio. Revise las etiquetas en los alimentos en búsqueda de sodio en el queso procesado, pudines instantáneos, vegetales en lata, sopas en lata, perros calientes, cuajada, salsas de ensalada, pepinillos, algunos tipos de cereales para el desayuno, así como papas fritas y otros alimentos tipo snack.

Azucares

Los endulzantes calóricos van desde los azucares simples, como la fructosa y la glucosa al azúcar común de mesa, melaza, miel y alta fructosa como almíbar de maíz. A pesar de que el uso principal del azúcar es el de endulzante, existen otros usos asociados. Por ejemplo, los azucares pueden usarse como preservativos, en tanto que pueden cambiar la textura de las comidas, aumentando y añadiendo sabor.

Los azucares en comidas, tanto si estos son naturales o añadidos, proveen calorías -el combustible que proporciona la energía necesaria para las actividades diarias. En donde si se le diera la opción, muchos niños, probablemente elegirían comidas y bebidas azucaradas para el desayuno, almuerzo y cena.- Investigaciones recientes muestran que los seres humanos son naturalmente propensos a los sabores dulces. Sin embargo, muchos padres deben tener en cuenta que el número de calorías del azúcar puede producir un aumento rápido de peso, y así mismo este azúcar puede causar caries dental.

Fuente: Healthy Children, Fit Children: Answers to Common Questions From Parents About Nutrition and Fitness (Copyright © 2010 American Academy of Pediatrics)

La información contenida en este sitio web no debe usarse como un sustituto del cuidado médico, ni para reemplazar las recomendaciones dadas por su pediatra. Ya que pueden existir variaciones en el tratamiento médico recomendado por su pediatra de acuerdo a antecedentes individuales y otras circunstancias.

The Healthy Sidebar
Antibiotics cannot cure a cold - the 'common cold' and 'the flu' are both viruses (also called a viral infections). Anti-biotics only work against bacterial infections. It's not too late to have your child vaccinated again the flu.
Tips for preventing Food Hassles. The specific nutritional choices you and your youngster make are crucial, Good nutrition is essential to good health and the American Academy of Pediatrics encourages parents to think of their nutritional decisions as health decisions.
Obstacles to Physical Activity. There are many benefits of regular physical activity; however, people often have many excuses for not being more physically active. The following information encourages families to consider all the benefits of being physically active and how to overcome some obstacles.